Cria natural y papilleros de agapornis roseicollis, fischeri y personatus
Get Adobe Flash player

Son múltiples y variadas: carencias nutricionales, disfunción muscular del oviducto, puestas crónicas, obesidad, falta de ejercicio, senilidad, enfermedades sistémicas o locales…

Todas estas posibles causas provocan la misma situación, el éxtasis del sistema y la detención de la formación y el avance del huevo, y posteriormente, una serie de reacciones en cadena que harán fallar los demás sistemas orgánicos, causando lo que se denomina “fallo multiorgánico” y consiguientemente la muerte. El ave afectada presentará signos inespecíficos, pero de manifiesta gravedad (letargia, embolamiento, ojos sin brillo, hipotermia, shock, etc.). El ave no morirá por ser incapaz de expulsar el huevo, sino por las sucesivas y progresivas reacciones que deteriorará su organismo.

En muchas ocasiones, la hembra conservará aún sus últimas fuerzas para expulsar el huevo, aún con la cáscara blanda y sin terminar de formar, lo cual no es en ningún caso un impedimento mientras no se hayan producido adherencias.

Causas que pueden llevar a una hembra a padecer esta retención:

  • Problemas funcionales en el músculo liso del oviducto: La musculatura del oviducto no es funcionalmente competente para contraerse e impulsar el huevo a través de él. Bien por debilidad muscular, traumatismos, malformaciones.
  • Desgarros o daños en el oviducto: Heridas, úlceras, traumatismos… cualquier daño en el oviducto puede causar una retención.
  • Infecciones del oviducto: Infecciones que alteren el oviducto y puedan provocar inflamaciones, alteraciones de la mucosa, depósitos de fibrina, hiperemia…
  • Excesos de oviposiciones con fatiga oviductal: Un número elevado de puestas puede fatigar la musculatura del oviducto predisponiendo a futuras retenciones.
  • Procesos sistémicos: una hembra enferma puede tener fiebre, problemas respiratorios, malestar, depresión…y no estar en condiciones para la puesta.
  • Déficit nutricionales o excesos: Déficit de vitamina E o exceso, Selenio, calcio…
  • Obesidad: Un exceso de peso conlleva un exceso de tejido adiposos abdominal que puede disminuir la luz del oviducto dificultando el paso del huevo.
  • Predisposición genética: Ciertos caracteres heredables que dificulten el paso del huevo como una cadera estrecha, malformaciones del oviducto, formación de huevos demasiado grandes…
  • Estrés: Un ave puede sufrir estrés por un exceso de temperatura o disminución en el ambiente, carencias alimenticias o de agua, cambios en su entorno, disminución o aumento de las horas de luz.
Nuestro Facebook!
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar
Flag Counter