Cria natural y papilleros de agapornis roseicollis, fischeri y personatus
Get Adobe Flash player

Para la preparación y toma de papilla necesitaremos:

  • Papilla específica para agapornis (yo utilizo Kaytee Exact que es de las mejores del mercado)
  • Jeringuilla sin aguja (en farmacia), o jeringas específicas de embuchar (sólo si tenemos conocimiento del uso de ellas)
  • Recipiente o vaso pequeño para la mezcla
  • Cuchara para mezclar y otra para verter el polvo de la papilla
  • Agua embotellada o hervida si es de grifo
  • Toallitas húmedas

Para empapillar a nuestro Agapornis, lo principal es disponer de una buena papilla. Su elección es muy importante ya que de ella dependerá el crecimiento del pequeño. Le daremos una apropiada y especifica de agapornis (no entraré en citar marcas, la mayoría son muy válidas). Sí que es cierto que hay alguna de pésima calidad y se nota bastante en el deficiente desarrollo del polluelo…

En primer lugar nos fijaremos en que el polluelo no posea papilla de una toma anterior en el buche. Si fuese así, debemos esperar a que se le vacíe puesto que puede llegar a fermentar y tener consecuencias fatales.

Una vez esté listo, calentaremos el agua si es embotellada o la herviremos si es de grifo. Ya caliente, pasaremos a otro vaso la cantidad necesaria de ml. correspondiente a la toma, así evitaremos que sobre papilla y no gastaremos más de lo necesario. Añadiremos el polvo de la papilla en cantidades pequeñas hasta que tome una densidad de yogurt líquido (ni muy diluida ni muy espesa). Verteremos más agua si nos hemos pasado de densidad. La mezcla deberá estar bien disuelta y sin grumos. Hay que tener en cuenta que al mezclar ambos ingredientes, los ml. totales que obtengamos serán mayores. Cuando lo tengamos listo, introduciremos en la jeringa y retiramos el aire que pueda haber dentro. Muy importante también es la temperatura de la papilla; no olvidemos que al trasvasar el agua, al realizar la mezcla, introducir en la jeringa, el tiempo transcurrido… va perdiendo calor.

Ahora, comprobaremos la temperatura de la preparación, siempre vendrá indicada por el fabricante de la papilla. Si estuviese excesivamente caliente corremos el riesgo de quemar el buche, y si estuviese fría no le estimularía a comerla y se le podría compactar la comida en el buche. En ambos casos el polluelo nos va a rechazar la toma.

Ya tenemos todo listo, ahora le daremos la papilla lentamente para evitar que se atragante y que pueda respirar.

Finalizada la toma, limpiaremos al pequeño con toallita húmeda o papel todos los restos que puedan haberse impregnado, ya que se endurece y puede causar problemas de hongos. Limpiaremos también todo el material utilizado para tenerlo listo para la siguiente ocasión.

IMPORTANTE:

  • No dar papilla si aún tiene en el buche de la toma anterior; podría fermentar.
  • No reutilizar papilla sobrante para otra ocasión; podría fermentar.
  • Disolver bien la mezcla, evitar grumos, densidad correcta y temperatura óptima.
  • No aconsejo la jeringa de embuchar (sólo experimentados en la materia) ya que encaja la sonda a través de la boca hasta el principio del esófago, introduciendo la papilla directamente en el buche del pájaro, sin que éste saboree el producto y sin que tenga que hacer ningún gesto de deglución, algo anti-natura. Requiere mucha experiencia ya que podemos dañar, entre otras cosas, el buche del animal.

 

Nuestro Facebook!
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar
Flag Counter