Cria natural y papilleros de agapornis roseicollis, fischeri y personatus
Get Adobe Flash player

En alguna ocasión nos hemos preguntado por la cantidad de alimento (mixtura) que deben comer los agapornis. Pues bien, para ello tenemos dos vertientes:

  • Por un lado, los que dicen que deben tener alimento fresco y agua limpia las 24 horas del día, para que ellos puedan acceder según sus necesidades.

 

  • Por otro lado, los que consideran que deben ingerir un 15% del peso corporal del ave, por cada ración de comida (2-3 raciones diarias, es decir, cada 8-12 horas). Fundamental el agua limpia de continuo.

 

Las semillas son la base de la dieta de los Agapornis en cautividad. Se suministra en forma de mezcla (mixtura) y la calidad de la misma depende mucho de la variedad y de su limpieza. Una buena mezcla se caracteriza también por estar fresca y ausente de cualquier tipo de insectos o gusanos.

 

Los ingredientes esenciales de la mixtura son: avena, alpiste, panizo, girasol, mijo, trigo sarraceno, arroz con cáscara, avena pelada, cañamón, linaza, etc. También podemos incluir semillas de cáñamo, aunque en poca cantidad Se añaden pipas, las cuales no deben darse en abundancia por su afectación al hígado y peso del animal, si bien el aporte energético a un individuo en voladera no es el mismo que a uno en jaula.

 

Todas las mezclas que veamos en general son correctas, y si tuviésemos que poner un “pero” sería que, a la hora que tienen de escoger los granos nuestros inseparables suelen hacerlo de sus semillas favoritas, rechazando el resto que también son importantes para su desarrollo y calidad de vida. Lo que se traduce en carencias de vitaminas u otros complementos vitales para su desarrollo. Para prevenirlo lo que se suele hacer es, racionalizar la comida diariamente: por ejemplo, durante la primera parte del día escogerán los granos que más les gusten y por la tarde se comerán el resto porque no hay otra posibilidad, y así de esta manera se garantiza una dieta un tanto completa.

 

 

El pienso extrusionado está desplazando a las semillas convencionales, principalmente porque el pájaro lo digiere mejor, no desperdicia nada y necesita menos cantidad del mismo que de semillas, aparte de no ensuciar lo que ensucia con las semillas, por lo que hay criadores que lo usan única y exclusivamente. Su contra radica en su elevado precio, sobre todo si se tienen muchos Agapornis. De origen en los Estados Unidos, ya hace algunos años que se introdujo en Europa.

 

El principio es simple: todos los elementos esenciales se procesan en una sola solución que es cocida y transformada en pienso en forma de bolita. Ya que todas estas bolitas tienen los mismos ingredientes, el pájaro recibe siempre una alimentación equilibrada sin riesgos de deficiencia, lo que hace que no se tenga que utilizar complementos como pastas y vitaminas durante el período de cría. En la actualidad se fabrican piensos extrusionados para cada tipo de pájaro.

 

La pasta de cría es un buen complemento para la dieta, sobre todo en el periodo de reproducción. Periodo durante el cual, tienen necesidades nutricionales específicas, principalmente las hembras, que requieren de una buena cantidad de alimentos para alimentar a sus polluelos durante los primeros días.

Hay quien no la usa por diferentes razones…, yo aconsejo suministrarla tanto en las épocas reproductivas como el resto del año en alguna que otra ocasión, a modo de complementar su alimentación. También se utiliza una vez que nuestro papillero empieza a destetarse de la papilla para empezar a comer sólo.

 

Podemos encontrar varios tipos de pasta de cría en el mercado, incluso hacer un preparado nosotros mismos (podéis encontrar variadas recetas por internet, algunas de ellas “secretas”). En esto la verdad que es para gustos de cada uno, y más importante aún, para el de nuestros agapornis!!

 

Yo utilizo una de tipo húmeda que es la tropical o multifruta  (multicolor), y en alguna ocasión también una de las mismas características que es de verdura (color verde), y la verdad es que me va muy bien, y veo a los padres alimentar a sus polluelos.

 

 

Tanto las frutas como las verduras son una parte de la dieta que no debe faltar (administrar 2-3 veces por semana). Son muy importantes para el organismo de nuestro agapornis ya que estimulan y regulan las reacciones químicas. Algunos de sus componentes son: Vitamina A, B, B-1, B-2, C, Magnesio, Fósforo, Hierro, Calcio, Yodo, Potasio, Sodio etc. Cuanto más variado sea el alimento fresco, mejor será su salud. Es de destacar también que las mismas deberán renovarse, ya que se oxidan con gran facilidad y pueden perjudicar la salud de los individuos.

 

Normalmente comen mejor las verduras que las frutas, pero cada individuo es un mundo. No debemos alarmarnos, es cuestión de ir probando lo que les gusta. Para empezar, es mejor probar con un tipo cada vez que les demos, y así observar si le gusta o no. Si le administramos varios a la vez, elegirá lo que más le guste. Es bueno no acostumbrarles a un sólo tipo de alimento. Esto lleva un proceso de adaptación, ya que los agapornis son muy reacios al principio a los nuevos alimentos.

 

Una forma muy buena de adaptar a los Agapornis a comer verduras es través de la lechuga, ya que en particular les gusta mucho y de este modo cuando se les cambia a otro tipo de verdura no la rechazan. Teniendo en cuenta que esta verdura es laxante, no es conveniente dárseles en muchas cantidades.

 

Tanto frutas como verduras se deben suministrar en cuencos, los cuales se deben limpiar a diario para evitar la proliferación de microorganismos que pueden ser perjudiciales para nuestras aves.

 

Los germinados son un alimento muy bueno y constituyen una forma fácil de ofrecerles vitaminas extras, constituyen un alimento completo y debería ser considerado en la dieta todo criador. Su elaboración consiste en lo siguiente:

  • Seleccionar semillas que han crecido naturalmente y están libres de productos químicos. Muchas de las mixturas ya vienen libres de ellos. No coger semillas que hayan sido tostadas o congeladas.
  • Medir la cantidad a ofrecer. Una cucharadita puede valer para uno sólo. La experiencia te marcará los pasos y gustos de tus agapornis.
  • Retirar aquellas semillas que parezcan rotas o que por su apariencia puedan no brotar.
  • Aclarar con abundante agua.
  • Poner en remojo durante una noche o 12h, cubriéndolas unos mm. por encima. Puedes añadir alguna solución antibacteriana para evitar el moho. Deja el recipiente en un sitio oscuro, ventilado a temperatura ambiente.
  • Aclarar pasado el tiempo indicado. Escurrir bien, dejándolas simplemente húmedas.
  • Extender en un recipiente y guardarlas en algún sitio oscuro y ventilado. Mantenerlas húmedas; mucho agua y poco aire podrían crear moho.
  • Aclarar varias veces al día. Retirar las cáscaras.
  • Cuando comiencen a brotar, dejar que se sequen, las semillas continuarán creciendo en los comederos, si es que les da tiempo.

Debemos tener precaución con la posible proliferación de hongos y moho. Si ves que aparecen, deshecha esos germinados, limpia bien el recipiente utilizado y vuelve a empezar. Tus agapornis agradecerán que les sirvas tan rico y saludable alimento, el cual se les puede suministrar conjuntamente con la pasta de cría. Con medidas normales de seguridad en manipulación e higiene, los brotes crecerán sin riesgo de contaminación fúngica.

 

El calcio, elemental en la dieta e imprescindible para que las puestas sean buenas, porque con déficit del mismo se comerán sus propios huevos. También es importante para la formación y mantenimiento de los huesos. Puede ser administrado mediante los huesos de jibia, conchitas de ostras, bloques de mineral, calcioen tabletas o líquido…

 

 

El grit, esencial para la digestión de las semillas. Mezclado con las semillas en el estómago, son trituradas y facilitan la digestión. Además contiene calcio, vitaminas y aporta sales minerales al organismo. Puede presentarse de dos formas bien diferenciadas, uno que es el grit propiamente dicho y otro que son trocitos de conchas con roca tamaño arena.

 

 

Aguaimprescindible! Debe renovarse todos los días, una de las tareas más importantes es mantener el agua fresca en los bebederos.

 

Esta bastante extendida la costumbre de diluir en el agua del bebedero complejos vitamínicos o sales minerales. Esta práctica es solo correcta y útil en caso necesario de suministro y siempre que los pájaros no muestren desagrado a la posible variación del sabor del agua. En caso contrario, conviene encontrar un sistema alternativo para suministrarles los productos que se quieren utilizar.

 

Un complemento que suele gustarles es el limón, unas gotas diluidas en el agua, el cual además de ser de su agrado, les proporciona vitaminas y desinfecta el agua. Este cítrico, sobre todo en verano, evita la formación del desagradable y poco saludable musgo verde en los bebederos.

 

 

Conclusiones

 

En la actualidad, las tareas del criador se han simplificado gracias a numerosos productos preparados, que hacen más cómodo el mantenimiento y a la vez garantizan una alimentación equilibrada. Sin embargo, cabe precisar que estos alimentos elaborados deberán constituir la

base de la dieta, que será completada con alimentos frescos como frutas y verduras, así como también otros complementos adicionales, sobre todo en el periodo de cría.

 

Es importante destacar que tanto el exceso de vitaminas como el déficit de estas, producen problemas de metabolismo y estados carenciales en las aves. Si nuestras aves tienen una buena dieta no hace falta someterlos al tratamiento de vitaminas habitual…

 

Cada criador tiene unas semillas que considera ideales, una cantidad a suministrar y una combinación de ellas que pueden variarse ligeramente en función de las épocas del año y de cada ejemplar en particular. Lo importante no es fijarse únicamente en una de ellas y ofrecerles la que consideremos que es la mejor, si no lograr una dieta completa y equilibrada aportando alimentos variados.

Nuestro Facebook!
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar
Flag Counter