Cria natural y papilleros de agapornis roseicollis, fischeri y personatus
Get Adobe Flash player

introducción roseicolli1.0Agapornis roseicollis fue descubierto en el suroeste de África en 1793. Al principio los científicos pensaron que se trataba de una especie de A. pullarius; sin embargo, en 1817 fue reconocida como una especie diferente. A. roseicollis cuenta con dos subespecies: A. roseicollis roseicollis y A. roseicollis catumbella. Esta segunda subespecie no fue reconocida como tal hasta 1955, es similar a la subespecie nominal (Agapornis Roseicollis Roseicollis), pero destaca en él un plumaje de color verde mucho más intenso. La cabeza presenta un color rojo más llamativo. La coronilla, mejillas, garganta y zona superior del pecho son más rosadas. Aún así, en las especies de cautividad es prácticamente imposible distinguir una subespecie de otra ya que con la gran variedad de mutaciones de color verde que existen no podemos saber de que subespecie se trata.

En libertad viven en grupos de entre 20-30 ejemplares, y normalmente crían en nidos de tejedores, ahorrándose la recopilación de material de nidificación. Otras veces construyen sus propios nidos en oquedades de los árboles, acarreando el material entre el plumaje.

Junto con periquitos (Melopsittacus undulatus) y ninfas (Nymphicus hollandicus) constituye el único grupo de psitácidas no incluido en el Convenio Internacional sobre Tráfico de Especies Amenazadas (CITES) dado su buen estado de conservación.

Los agapornis roseicollis y swindernianus están considerados como formas intermedias entre el grupo con dimorfismo sexual y el grupo de anillo ocular.

Mide 15 centímetros, su color principal es el verde, la cara es de color melocotón, aunque un poco más oscura en la coronilla y más pálida debajo del pico. La rabadilla es azul, el pico color carne, las patas son grises y las uñas van desde el gris oscuro al negro. El catumbella es más pequeño pero de un color más intenso, incluso su pico tiene un tono rosáceo. Habita el suroeste de África. En cautividad crían fácilmente lo que lo ha convertido en el agapornis más criado y domesticado.

Han aparecido un gran número de mutaciones. Los cambios de eumelanina nos dan el edged, verde pastel, el verde dilute, el lutino, los canelas, el fallow bronce, el bronce pálido, el arlequín recesivo, el arlequín dominante y los pálidos. El cambios en la psitacina nos da el aqua, el turquesa, el cara pálida, el cara naranja y el opalino. Los cambios en la estructura de la pluma nos dan los factores de oscuridad y los factores violetas.

Nuestro Facebook!
Facebook By Weblizar Powered By Weblizar
Flag Counter